fbpx

La cosa ya nos empezó a preocupar cuando un día, de repente, nos sacaron a todos al pasillo y  la familia se puso a medir y a discutir entre ellos sobre muebles.

Estaban todo el rato mirando un libro con una foto muy chula en la portada, aunque más que ayudarles  parecía que les liaba bastante, se enfadaban porque unos querían unas cosas y otros otras…se montó un buen lio….no entendíamos nada….¿desde cuándo pasan esas cosas cuando compras muebles? ¿¿¿Por qué no venía Paco, el dueño de nuestra tienda de muebles de la esquina???? Mis amigos y yo pensamos que los tiempos habían cambiado, al fin y al cabo, ya tenemos una edad.

Pero como todo siempre puede empeorar….ahí  no acabo la cosa. Nos enteramos que en una sola mañana YA HABIAN COMPRADO TODO….ellos solos, sin nadie que los aconsejara….y lo habían traído a casa… .Deberían estar muy contentos, pero llegaron todos enfadados…y sudados.

Nos enteramos de que el sofá no cabía en el ascensor, unas cajas muy grandes, tampoco….y vivimos en el sexto. Tuvieron que subir por las escaleras el sofá y las cajas, y el abuelo acabó en urgencias con una hernia discal….menudo espectáculo dimos al resto de los vecinos, ¡todos discutiendo porque el sofá no se podía subir!, Se cargaron la pintura del portal y la escalera, el sofá llego roto a casa…eso si, después de 2 horas de batalla campal en la escaleras.

Y sigo…..el tablero de la mesa de comedor lo mismo, aunque por lo menos es plano…pero pesa lo suyo.

Después vino la segunda parte….¡¡¡resultó que tenían que montar ellos los muebles!!!…

No tenían herramientas que hacían falta, no sabían montarlos, no teníamos destornillador de estrella y el normal estaba roto…y debían faltar tornillos, aunque la verdad, no sé si faltaban o es que no los sabían montar…

Resumiendo, 2 semanas estuvo la casa manga por hombro con cajas por el suelo, cartones en la entrada, la mesa sin montar, y claro….como tuvieron que hacer de decoradores, la librería del salón era más grande que el hueco y no cabía, así que les tocó volver a meterla en las cajas para poder devolverla….

El resto de muebles, un desastre…..la mesa cojeaba, el armario no estaba anclado en la pared y las puertas no las sabían poner, la cama de Carlos tenía el somier más grande que el colchón, las cortinas quedaban cortas y de los muebles de la cocina, mejor no hablamos…ni uno estaba en su sitio…

Los pocos muebles que encajaron bien y se quedaron a vivir con nosotros eran unos antipáticos, no les entendíamos cuando hablaban, tenían unos nombres rarísimos, y no sé, yo no entiendo mucho, pero a mí me parecían todos iguales…unos amigos de la familia que vinieron a cenar dijeron que tenían la misma mesa de centro y el mismo mueble del baño…¿¿cómo pueden pasar esas cosas??

Yo ya me estoy haciendo mayor, no sé cómo solucionar este jaleo que hay montado en casa con los muebles, estoy cansada y sin ideas…

¿¿Alguien me puede ayudar??¿¿Podéis darme alguna solución???

A mí sólo se me ocurre llamar a Paco, el de la tienda de muebles que os he dicho antes…tiene unos muebles chulísimos, viene a medir, trae a sus montadores de siempre…vamos que ofrece calidad y servicio ‘MADE IN ZARAGOZA’

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies